amor propio 5

Reto del AMOR

amor propio 2

A mi Olgui.

Por ser siempre la roca en la tormenta.

A papá.

Por enseñarme desde la calma a vencer el miedo

A Celi (cousins forever)

Por tu ejemplo de fortaleza.

“Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás. Es la única”.

A. Einstein 

A mis amigos.

Por ayudarme a verme a través de vuestros ojos.

Ese fue el inicio del camino

amor propio 3

Imagino que esto del AMOR os ha intrigado… Pero a pesar de tópicos, este post no va de amor romántico, que también. Ni de amor fraternal, que también. Si no de otro… más grande, importante, vital y sobre todo SALUDABLE. Sin el que no podemos dar nada a los demás.

Para entenderlo he de “desnudar” mi alma, ya que para llegar, bueno, más bien comprender todo esto que me llevó al punto actual, debo contaros mi historia…

“Hace unos meses sufrí uno de los golpes más duros de mi vida…
Los mas cercanos a mi lo sabréis y los que no, no os contaré por aquí mis miserias, pero fue un trauma tan grande que me dejó la vida patas arriba…
Aun dura la resaca, aun duelen las heridas… duele cada centímetro de piel, duele cada espacio del alma y del corazón… es irracional el miedo, la sensación de vértigo, de vacío, de devastación total… pero una de mis frases favoritas dice que lo que no te mata te fortalece.
Y así es. Aún estoy a medio (o a cuarto) camino, y aunque hay días que realmente me siento morir y otros en que desearía hacerlo realmente, no voy a dejarme, NO
Uno de mis tatuajes dice AMOR.
En el momento que me lo hice mi vida estaba plena de ello: familia, amigos, trabajo, pareja… mis pilares; mis principios y mis finales.
Pero de repente la vida te da la vuelta. Te revuelve, te sorprende, te jode y te cambia. Nos fallan y fallamos. Nos hacen daño y lo hacemos. Nos mienten y mentimos. Abandonamos, perdemos, lloramos y nos deprimimos.
Y te das cuenta que el amor más importante es el único que no tenías… el único que no te permites o que no valoras y el primero que olvidas en favor de otros: el amor PROPIO.
amor propio 5
No soy capaz de recordar en qué punto desapareció ni por qué; que fue lo que me hizo olvidarme de mi y hundirme en un bucle de abandono… y cuando de repente abres ligeramente los ojos, ya no sabes donde estás, ni cómo seguir. Despiertas a una realidad paralela que no entiendes y no tienes ni remota idea de por donde empezar a poner orden…
Pero afortunadamente siempre hay alguien que te lo recuerda y te sacude para que reacciones y lo veas.  Para que no te dejes morir…
Aunque sea tarde…
Que hay que seguir y levantarse.
Qué suerte teneros. Qué suerte poder verme a través de vuestros ojos.
Qué suerte esas manos que me abofetearon para despertarme a la realidad. Que me sostuvieron sin preguntar y sin juzgar. Que me animaron, abrazaron, hablaron, escucharon, lloraron, secaron, sacaron, regañaron, cargaron e incluso apretaron…
Y qué suerte que vuestro amor me mostrara el camino para empezar a encontrar el mío. El propio y único hacia uno y empezar a amarme a mi misma. Comprender y confiar en que todo pasa por algo. 
Aprender a ACEPTAR los fracasos, las pérdidas y la decepción con la cabeza alta y los ojos abiertos.
Y darme cuenta que la vida vuelve, la risa vuelve, la luz vuelve…
El ciclo de la vida,  lección y aprendizaje.
GRACIAS
“Cada uno muestra lo que es en los amigos que tiene”

 

Así que aquí me tenéis.

Recomponiendome.

Aprendiendo lo que significa el valor del AMOR PROPIO.

Tiempo, descanso, necesidades… Pararme, mimarme, calmarme y decidir sosegadamente… Darme caprichos y recalcular la ruta…

Pero en esto del amor propio, no se trata sólo de puro hedonismo. La parte complicada empieza en el cuidado REAL a uno mismo. Aquello que habitas, tu mayor y única posesión. Nuestro. Tu. MI cuerpo. El físico del yo. La carne y el hueso que rodean el pensamiento y la emoción.

¿Qué le damos a esa carcasa además de caña?¿Hasta qué punto nos preocupamos de cuidarlo y alimentarlo?

“Somos lo que comemos.” “El alimento es medicina.”

Estamos hartos de oírlo y sabemos que es verdad, pero… ¿lo practicamos realmente?  En este mundo de estrés, “postureo” y egoísmo, ¿realmente nos  paramos a cuidar nuestro cuerpo como debemos? ¡PUES ESTE ES EL RETO QUE ME HE PROPUESTO! Darle al amor propio la amplitud de su significado. CUIDARME de verdad.

Comprender que cuanto mejor sea mi yo, más y mejor podré ser para los demás. Y eso a final es un círculo. O un espejo…

amor propio 4

  • Alimentarme bien (si queréis saber mis pautas escribidme y haré un post sobre ello con la ayuda de nuestros expertos)
  • Hacer actividad física (voy colgando parte de ella en mi canal de youtube)
  • Descansar adecuadamente (ahora es fácil por fechas pero ya os contaré cuando empiece la temporada. Pero estoy animada a conseguirlo)
  • Saber cuando parar para tener un momento para mi (fundamental para la paz mental)
  • PERDONARME. No castigarme. Aprender de mis errores y aceptarlos (durisimo autoanalizarse)
  • Ser consciente de lo que soy y hasta dónde puedo dar. Sin exigencias ni imposiciones (otro punto peliagudo. Pero nadie dijo que esto del amor propio fuera fácil)
  • Pensar en mis necesidades reales y alejar lo que no me sienta bien aunque me guste (aplíquese a pensamientos, alimentos, acciones, hábitos y personas)
  • Ponerme metas y propósitos reales , conscientes y alcanzables (esto si que mola. Hay que tener sueños)

 

Parece complicado y lo es. Pero estoy en ello. Llevo ya un tiempito con ello (prometo haceros un resumen y contaros mi experiencia) y he tenido ayuda profesional (recomiendo encarecidamente y sin ninguna vergüenza, la terapia).

Afortunadamente por mi trabajo se bien lo que se necesita para integrar y fijar un hábito: repetir, repetir, y REPETIR. Que se me da de lujo con los demás pero para mi no miro (consejos vendo que pa mi no tengo), así que ya va siendo hora de poner orden por aquí.

Empiezo a resucitar, a sentirme mejor y deseo seguir por este camino.

Prometo manteneros informados.

¿ME ACOMPAÑAS?

¡Gracias por compartir!